«Aquellos que para alcanzar lo que hay bajo el cielo interfieren en el curso de las cosas no lo logran nunca. Puesto que lo que hay bajo el cielo es como una embarcación sagrada en la que es peligroso  interferir. Aquellos que interfieren, la estropean.  Aquellos que quieren apoderarse de ella, la pierden.»