«El amor pone al descubierto cosas que, de no ser por él, permanecerían ocultas. Una inteligencia insensible no puede hacer otra cosa que investigar el infierno de sus diabólicas construcciones mediante sus propios métodos, instrumentos y medios infernales y describir, en el lenguaje del infierno, sus también diabólicas conclusiones, hallazgos e hipótesis. La curación procede de la medicina y el arte de la medicina nace de la caridad. Asi pues, curarse no es un acto de Fe, sino de compasión. La verdadera base de la medicina es el amor».